lunes, 11 de junio de 2012

HISTORIAS, MITOS Y LEYENDAS

Twilighters!!!

Como ya se ha hecho costumbre estas poquitas semanas, aquí les dejo el segundo capítulo de la historia de nuestra amiga GATO CULLEN "RECUERDO DE TI".

Les dejo el capítulo completito porque esta más pequeñin.




Me sentía en el paraíso, nunca pensé que en un lugar así podría encontrar a alguien como Edward; sobre todo en haber perdido mi virginidad - que la verdad no me importa el lugar en el que sucedió -. No me arrepentía absolutamente de nada porque si así hubiese sido no hubiera conocido a Edward.

A pesar de ser apenas un conocido, me sentía más tranquila y segura con él que con otros chicos a los que había conocido desde hacía mucho tiempo. Él me trataba mejor de lo que lo hacían las personas del pequeño pueblo en donde crecí. Allí me veían como un fenómeno, un bicho raro; me hacían sentir inferior y simple mientras que aquel hermoso hombre que tenía entre mis brazos me hizo sentir por primera vez, aunque fuese por solo unos minutos, una mujer inteligente, hermosa y sobre todo: valorada.

Me encantaban sus ojos del color de las esmeraldas y su despeinado cabello broncíneo. Cada vez que sonreía de lado me volvía loca y hacía que se me olvidara respirar… ¡Dios, este hombre me iba a matar de una combustión interna! Cada vez que me tocaba, cada parte en donde él iba dejando suaves y ardientes roces, mis terminales nerviosas se encendían como si quemaran. Era tan exquisito sentir algo así, daba gracias al cielo por haberme puesto a ese hombre en mi camino.

Apenas estuve de pie, me invadió algo de tristeza, sentía que algo me hacía falta. Necesitaba su cuerpo, su calor… no quería que se alejara. Nunca antes había sentido algo así, ni siquiera por Jacob, mi ex novio, al que pensé que amaba como loca … ¡No! Ni siquiera por él había sentido algo parecido. Sentía como la pasión se instalaba en mi pecho y un hormigueo en mi vientre cada vez que Edward me hablaba, me besaba, me acariciaba y me miraba…

Pero no podía ser, no me podía haber enamorado de él tan pronto… ¿o sí? ¿De verdad existe el amor a primera vista en una noche? - reí al pensar en eso - bueno si eso es lo que me estaba pasando solo sería cosa mía por que dudo mucho que él estuviera pasando por lo mismo; a lo mejor solo le habré gustado o llamado la atención, pero solo eso. No podía esperar más de él, no nos conocemos, no creo que él sea el tipo cursi de persona que se enamora después, luego… Como yo… si lo sé soy una cursilona ¿y qué?

Cuando el terminó de vestirse me preguntó si quería algo de tomar. Le dije que sí, aunque en mi mente pensara que quizás lo hacía porque se empezaba a sentir incómodo por mi presencia o se había arrepentido de haber tenido algo conmigo cuando se enteró que era virgen… ¿pero que le iba a decir? ¿''oye, espera, soy virgen"? ¡Claro que no! Esta era mi última noche en Londres y la tenía que aprovechar, además, ya no lo volvería a ver, por eso lo hice.

Me empecé a vestir en lo que él iba por las bebidas y en cuanto él salió por la puerta mi celular comenzó a sonar, era un mensaje de Alice mi amiga con la que había venido, decía:

Bella ¿en dónde te has metido? nos tenemos que ir,Mike se siente mal, te esperamos en la puerta. Apresúrate porque en dos horas debemos estar en el aeropuerto ¡Más te vale que corras!
Besos.
Alice.

¡Demonios! Se me habían olvidado, con todo lo maravilloso que estaba viviendo con Edward, ni me acordaba con quien había venido. Le respondí el mensaje a Alice lo más rápido que mis dedos pudiesen y me vestí lo mejor que pude.

Voy en camino, Alice. Solo espérenme 5 minutos, no te pido más, solo 5…
Bella.

Se me hacía un hueco en el pecho con solo pensar que no podría despedirme de Edward. Quería, por lo menos, verlo una última vez, pero sabía que así sería mejor, si lo veía lo más seguro era que no pudiese dejarlo ir, no quería separarme de él así que… si, así era mejor.

Volteé hacia el piso y vi algo, me agaché a recogerlo y dejé mi cartera en la orilla del diván. Era un anillo lo que avía visto, era de él y tenía un escudo, a lo mejor era el escudo de su familia como se acostumbra aquí… lo acerqué a mi pecho, por lo menos me llevaría un hermoso recuerdo de él aparte de la gran noche que me había regalado, la mejor de mi vida.

Salí del cubículo tratando de arreglarme el cabello como lo traía agarrado para que Alice no me empezara a bombardear con tantas preguntas, aunque sabía que lo haría pero por lo menos para que no se hiciera tan obvio a los ojos de los demás lo que había pasado, porque Alice era muy perceptiva y tenía una imaginación muy grande así que de todas maneras ella se terminaría enterando. Se lo tendría que contar, ella era mi mejor amiga, tenía que hacerlo porque necesitaba de sus consejos, desahogarme con ella sobre todo. Solo ella sabía lo insegura que era, necesitaba su ayuda y comprensión, lo que jamás encontraría en alguien más. Cuando volteé a mi izquierda me topé con dos tipos que se me habían quedado viendo como que con curiosidad, uno era alto y muy musculoso y el otro también estaba alto pero delgado, los vi solo unos segundos y me fui corriendo al encuentro de Alice dejando atrás al ser más hermoso que había conocido, al único que me había hecho sentir dichosa. Volví a ver el anillo que tenía en mi mano recordándolo una vez más.

- Adiós, Edward, adiós – susurré, impidiendo que las lágrimas salieran de mis ojos - siempre te recordaré… siempre.


AhHHh!!! qué sucederá??!!!

Si quieren ponerse en contacto con ella, den click  aquí para ir a su Facebook.

Y si lo quieren leer en FanFic

No hay comentarios:

Template by:
Free Blog Templates